Cómo calcular el precio por hora de tus servicios (I)

Una de las cuestiones que, como autónomos, deberíamos conocer con cierta precisión es el precio por hora que debemos cobrar por nuestros servicios, o lo que es lo mismo, el valor exacto de nuestro tiempo. Un cálculo correcto de ese precio no sólo nos va a permitir hacer presupuestos de forma más precisa que garanticen un beneficio económico sino que, además, nos servirá para priorizar mejor los proyectos en los que nos embarcamos; al conocer con exactitud cuánto vale una hora de nuestro tiempo podremos decidir con más facilidad a qué proyectos dedicar nuestros esfuerzos y a cuáles no, por no cubrir ese mínimo valor.

Cómo se calcula.

Una posible fórmula de cálculo consistiría en fijar un precio que nos permita cubrir los costes de nuestra actividad más un beneficio. Dividiendo ese importe entre las horas facturables (las horas trabajadas que podemos facturar a nuestros clientes) obtendremos el precio por hora de nuestra actividad.

a. Los costes

En cuanto a los costes, se trataría de incluir todos aquéllos que genera nuestra actividad.

Por un lado, estarían costes como los de alquiler, seguridad social (autónomos), asesoría, luz, limpieza, etc. Todos estos costes se deberían computar sin IVA, dado que el IVA no constituye un gasto propiamente dicho al ser deducible en su correspondiente declaración.

Otro tipo de gasto a considerar sería la amortización, es decir, la pérdida de valor que experimentan nuestros activos con el tiempo debido al deterioro, a que se quedan obsoletos, etc.

Por ejemplo, si compramos un teléfono por 250€ y prevemos que lo vamos a sustituir a los 4 años tendremos que amortizar su coste al 25% anual, lo que supondrá un gasto de 25%*250€=62,5€ anuales.

También habría que tener en cuenta el coste de nuestro trabajo propiamente dicho; es decir, nuestro sueldo: habría que incluir lo que podemos llamar un sueldo equivalente, un sueldo similar al que cobraríamos si desempeñásemos nuestra actividad como empleados. Y es que el hecho de que no tener una nómina no significa que no haya un gasto detrás; para verlo más claro sólo hay que pensar que si no hiciéramos nosotros el trabajo tendríamos que
contratar a alguien.

Por último, habría que considerar el IRPF, ya que las rentas derivadas de una actividad económica tributan anualmente por dicho impuesto. Al ser un impuesto progresivo habría que utilizar como tipo de gravamen el tipo marginal, es decir, el tipo al que se gravan las últimas rentas obtenidas.

b. El beneficio

El concepto de beneficio haría referencia a la diferencia entre los ingresos y los gastos. Se trataría de incluir dentro del precio una cantidad suficiente que nos permita obtener una determinada rentabilidad por encima de nuestros costes. La cantidad que incluyamos no sólo dependerá de nuestra capacidad para gestionar nuestro negocio de forma rentable, obteniendo ingresos al mínimo coste, sino también de nuestro prestigio, la situación del mercado, la demanda y la competencia, etc.

c. Las horas facturables

Por último, habría que determinar cuál es el número de horas facturables: se trataría de saber cuántas de las horas que trabajamos se las podemos facturar a nuestros clientes. Y es que no toda nuestra actividad está directamente relacionada con los servicios que contratan esos clientes. Actividades como la gestión de nuestro negocio (contabilidad, facturación, etc), el marketing o nuestra propia formación no pueden incluirse explicitamente en la factura que emitimos a un cliente.

Sólo podremos facturar aquéllas horas en las que hagamos una actividad directamente relacionada con el servicio que ha contratado con nosotros.

Para determinar el número de horas facturables necesitaremos calcular el número de horas que trabajamos al año y el porcentaje de esas horas que podemos facturar.

  1. El número de horas trabajadas se pueden conocer fácilmente multiplicando la media de horas que trabajamos al día por el número de días realmente trabajados al año.
    • Para conocer la media de horas que trabajamos al día basta con dividir el número de horas que trabajamos a la semana (nuestra semana laboral) entre el número de días de nuestra semana laboral. Por ejemplo, si nuestra semana laboral es de 5 días y 50 horas estaremos trabajando una media de 50/5=10 horas diarias.
    • Para calcular el número de días que trabajamos al año habrá que multiplicar el número de días que trabajamos a la semana por 52 (número de semanas que tiene el año) y descontar los días en que no trabajamos por ser festivos, estar de vacaciones, estar enfermos o habernoslos tomado libres. Por ejemplo, si trabajamos 5 días a la semana estaremos trabajando un total de 5*52=260 días al año. Si tomamos 22 días de vacaciones al año y nos ponemos enfermos 3 estaremos trabajando realmente 260-22-3=235 dias al año.
    • El número de horas trabajadas al año será el resultado de multiplicar las horas trabajadas al día por el número de días que trabajamos al año. Siguiendo el ejemplo anterior quedarían: 10h diarias*235 días=2350 horas anuales; o lo que es lo mismo 2350/12=195,8 horas mensuales.
  2. Para determinar el porcentaje de horas facturables, habría que hacer una estimación del porcentaje de tiempo que dedicamos a los trabajos encargados por nuestros clientes, sin incluir el tiempo destinado a actividades que no les aportan valor directamente, como contabilidad, ventas, formacion, etc.
    Por ejemplo, si trabajamos 5 días a la semana y dos se los dedicamos a la gestión de la actividad, ventas y similares, estaremos destinando un 40% de nuestro tiempo (2/5) a actividades que no son facturables y un 60% a actividades que sí lo son.
  3. El número de horas facturables será el resultado de multiplicar el número de horas trabajadas por el porcentaje de horas facturables. Siguiendo con el ejemplo, si trabajamos 195,8 horas mensuales y sólo un 60% se pueden facturar, tendremos un total de 117,5 horas facturables cada mes.

La herramienta

Con nuestra calculadora freelance puedes hacer los mismos cálculos de forma más sencilla. Sólo tienes que introducir los costes, beneficios y horas trabajadas.

publi